Puerta principal de un supermercado Bonpreu en Barcelona
Economía

Bonpreu muestra interés en la compra de los supermercados Caprabo

Eroski quiere venderse la empresa catalana Caprabo cuanto antes, previsiblemente antes de que termine el 2020. El grupo vasco lleva unos años presionado por los bancos, debido a la gran deuda que Eroski acumula desde que adquirió Caprabo. En la fase final de la venta ya solamente quedan dos candidatos: Bonpreu y un fondo de inversión extranjero. Antes de presentar ofertas vinculantes, estas dos empresas están en fase due diligence. En este proceso se realizan auditorías a Caprabo, para analizar su viabilidad económica.

Eroski pide 700 millones de euros por Caprabo, una cantidad que los compradores no están dispuestos a pagar. Esto se debe a las grandes inversiones necesarias para modernizar los locales de la cadena de supermercados en venta. Los vascos compraron el 75% de Caprabo por 1.300 millones de euros en 2007 y, posteriormente, el 25% restante por 300 millones más. Por consecuencia, deberán reconocer unas pérdidas multimillonarias en su cuenta de resultados.

Bonpreu es el candidato favorito para la adquisición de la cadena catalana. Es quien conoce mejor el negocio, y no están sujetos a una serie de condiciones impuestas por Eroski al fondo extranjero. Por consiguiente, Bonpreu partiría de unas mejores condiciones iniciales para la compra.

La empresa de Osona ha crecido con fuerza en los últimos años, facturando 1.346 millones de euros en 2018, registrando beneficios de 30 millones. En 2019 Font, el dueño de Bonpreu, avanzó que la facturación era de 1.490 euros. Al cierre de 2018, disponían de 200 millones de euros en la caja y unas deudas bajos con bancos, de 45 millones de euros. Gracias al buen estado de las cuentas de la empresa están en condiciones de adquirir Caprabo.

La cadena Bonpreu no reparte más dividendos, reinvirtiendo los beneficios en el negocio y alcanzar un 11% de la cuota de mercado. Aspiran a incrementar esta cifra al 20%. La cuota de Caprabo bordea el 5%. En contraposición, Eroski arrastra una deuda de 1.540 millones de euros. Caprabo es uno de los activos que puede reducirlo con más facilidad para no ahogarse económicamente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *